Geología y modelado glaciar en el macizo del Vizcodillo, Sierra de la Cabrera (León)

El macizo del Vizcodillo constituye la zona más elevada del sector oriental de la Sierra de la Cabrera. Su línea de cumbres constituye la divisoria de aguas entre las cuencas de los ríos Tera al sur y Eria al norte, además de límite administrativo entre las provincias de Zamora y León.

En este artículo vamos a describir las principales características de la geología y del relieve del lugar más emblemático de este macizo, el valle del río Lago y su cabecera, formada por la laguna de origen glaciar de Truchillas. Su importancia ha sido reconocida por la Junta de Castilla y León en 1990, de forma que este espacio natural quedó protegido dentro de la figura de Monumento Natural.

Para acceder a la laguna de Truchillas existe un camino (que se transforma en senda de montaña según se avanza) que ha sido acondicionado como ruta señalizada (es el PR-LE 2). Al comienzo de la ruta, existe un amplio aparcamiento con paneles informativos sobre la ruta y el espacio natural. Es ahí desde donde está tomada la fotografía que encabeza este artículo. Se puede observar a lo lejos un circo glaciar bien desarrollado, con flancos regulares y simétricos (es el más occidental del doble circo glaciar que se desarrolló en la cabecera del valle del reguero del Malicioso. A su izquierda se puede intuir el circo oriental tras un espolón cuarcítico). Por debajo del circo se ve claramente la morrena lateral derecha, que adquiere una longitud de unos 2 km1. La línea de cumbres (que incluye a la cota máxima, el Vizcodillo, de 2122 m) es una amplia superficie de baja inclinación que, desde el aparcamiento, se ve como una línea casi recta.

El valle del río Lago es amplio y en su tramo más bajo no aparece ninguna señal típica del relieve glaciar. Sus laderas son tendidas, excepto en las cumbres, donde aparecen escarpes bien desarrollados que acumulan a sus pies canchales (conos o taludes de derrubios) procedentes de la acción mecánica de agua al congelarse en el interior de las grietas de las rocas (proceso de gelifracción o crioclastia).

Estos escarpes se deben a la influencia que la litología ejerce sobre el modelado. Están constituidos por rocas mucho más resistentes a la erosión que las adyacentes. Son cuarcitas blancas datadas en el Ordovícico inferior (Arenigiense).

La excavación por el hielo de las cabeceras torrenciales preglaciares, al afectar a estos materiales resistentes a la erosión, ha generado un circo glaciar bien desarrollado, con paredes verticalizadas y fondo ocupado por la laguna de Truchillas.

La gelifracción actúa hoy en día sobre los escarpes cuarcíticos, dejando varios conos de derrubios que llegan hasta las orillas de la laguna. En la fotografía de al lado, la laguna está helada pues se tomó el día 9 de marzo de 2011.

La laguna de Truchillas está cerrada al este por una morrena fronto-lateral bien desarrollada que alcanza gran altura respecto de la propia laguna. Aunque en la fotografía superior no se aprecia del todo, la morrena presenta dos niveles escalonados, que se corresponderían con sendas pulsaciones en el movimiento del glaciar.

Valle abajo, se conservan otros cordones morrénicos. En la fotografía superior aparece el mejor formado de todos ellos. Se sitúa a media ladera entre las cotas 1840 – 1630 metros y se corresponde con la morrena lateral derecha del glaciar1.

Bibliografía:

1 Redondo Vega, J.Mª., 2002, El modelado de origen glaciar en las montañas leonesas.

~ por tectonicadeplacas en septiembre 1, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: