GLACIAR BRIKSDAL (NORUEGA)

El glaciar Briksdal se encuentra en Noruega y forma parte del mayor glaciar de la Europa continental, el de Jostedal. Este último constituye un típico glaciar de meseta, es decir, un glaciar que cubre tierras elevadas y que entierra por completo el paisaje subyacente, algo similar a lo que ocurre con los casquetes glaciares de Groenlandia y la Antártida, aunque a mucha menor escala. Tiene una extensión de 480 kilómetros cuadrados y se encuentra protegido mediante la figura de un parque nacional.

El glaciar Briksdal es un pequeño glaciar de desbordamiento, una lengua de hielo que fluye valle abajo, extendiéndose hacia fuera de los márgenes del glaciar de Jostedal.  Tiene unas dimensiones pequeñas de 11,94 kilómetros cuadrados y se extiende a lo largo de unos 6 kilómetros desde una altura de 1910 m, hasta los 350 metros en los que se sitúa el frente glaciar y el lago proglaciar de las fotografías.

Actualmente está sufriendo un fuerte retroceso, tal y como queda patente en las siguientes fotografías tomadas de wikipedia. La primera de ellas fue obtenida a comienzos de la década pasada, mientras que la segunda fue tomada en julio de 2006, sólo 5 años antes que la fotografía que encabeza el artículo, tomada por el propio autor a principios de agosto de 2011.

No obstante, este glaciar se caracteriza por sucesivos episodios de avance y retroceso, pero dentro de una tónica general de pérdida de masa glaciar. El último periodo de avance del frente glaciar se produjo entre 1974 y 1994, de una forma continua pero a distinta velocidad según los años. Así, entre 1974 y 1988, el frente glaciar avanzó unos 116 metros. A partir de esta última fecha, la velocidad de avance se acentuó, culminando en 1994 con 80 metros. Desde entonces el balance de masa glaciar ha sido negativo y el glaciar ha retrocedido 230 metros, con un máximo de 130 metros en 2003/20041. Hoy en día (agosto de 2011), el glaciar está próximo a su escisión en dos masas glaciares independientes. De hecho y tal como se aprecia en la fotografía que encabeza este articulo, el comportamiento del hielo glaciar de la parte superior es diferente al del hielo de la zona inferior. Glaciar arriba, el hielo fluye rompiéndose en multitud de fragmentos separados por grietas, mientras que abajo, el hielo presenta una superficie plana que sugiere una menor velocidad de descenso.

Arriba, se puede observar la masa caótica de hielo de la zona de mayor altitud del glaciar, con bloques irregulares limitados por fracturas denominadas simplemente grietas. Esto se produce allá donde el hielo no está sometido a la suficiente presión como para exhibir flujo plástico, es decir, el hielo se comporta de forma frágil. En un corte transversal de un glaciar, aproximadamente los 50 metros superiores de hielo poseen este comportamiento. Es la conocida como zona de fractura.

El espesor del glaciar Briksdal es pequeño, por lo que es probable que casi toda la masa de hielo pueda quedar incluida dentro de la zona de fractura.

La imagen inmediatamente superior, muestra la zona de menor altitud del glaciar, que además posee una menor pendiente.

La superficie del glaciar es bastante lisa en comparación con la zona glaciar situada a mayor altura. Sólo hay unas pocas grietas concentradas al final de la lengua, que rompen la masa glaciar.

El hielo glaciar, de color azul, asoma entre los restos blanquecinos de anteriores avalanchas (el propio autor pudo asistir a dos desprendimientos de hielo que descendieron en forma de pequeñas avalanchas). Nos encontramos en plena zona de ablación del glaciar.

La ruta de ascenso al glaciar constituye un fácil paseo de unos 2 kilómetros que permite observar una notable muestra de formas creadas por la erosión glaciar, tales como umbrales glaciares, rocas aborregadas, rocas pulimentadas y estrías glaciares.

A mitad de camino se pasa (y se moja pues las salpicaduras están aseguradas) junto a una espectacular cascada que desciende por una especie de gran escalón de roca. Estamos ante un umbral glaciar, es decir, un área elevada que ha resistido la erosión del hielo mejor que las zonas adyacentes, por estar constituido por rocas más duras, más competentes ante la erosión. En lugares donde la litología es homogénea (como en este caso, donde las rocas son gneises), la diferente competencia se puede deber a factores tales como la mayor o menor abundancia de diaclasas, su orientación o la diferente proporción de uno u otro mineral.

En la parte superior del escalón rocoso o umbral glaciar, aparecen rocas que forman parte del sustrato (no han sido transportadas desde otros lugares) cuya superficie es lisa. A estas rocas se les conoce como rocas pulimentadas. Algunas de ellas forman protuberancias asimétricas del lecho rocoso en las que uno de los lados (el que mira hacia el glaciar que se aproxima) tiene una pendiente suave debido a que sufrió un proceso de abrasión glaciar, mientras que el lado contrario es más empinado y se originó por arranque del propio lecho rocoso. Estas rocas, se denominan rocas aborregadas, y constituyen un excelente criterio para determinar la dirección y el sentido del flujo glaciar. En el caso de la fotografía  superior, el glaciar avanzó de izquierda a derecha.

Las estrías glaciares como las que se pueden observar en la imagen de la derecha, son surcos lineales formados cuando el hielo del fondo de un antiguo glaciar (en este caso el propio glaciar Briksdal en un momento en el que su extensión era muy superior a la actual) contenía fragmentos de roca. Estos fragmentos rasparon el lecho rocoso durante su movimiento al ser arrastrados por la masa glaciar, lo que originó los surcos o estrías. También constituyen un buen criterio para la determinación de la dirección de flujo glaciar, aunque no del sentido.

Antes de alcanzar el glaciar Briksdal, aparece una espectacular cascada, llamada Tjøtaelva, que vierte las aguas de fusión del frente de un glaciar colgado, Tjøtabreen. Este glaciar y el correspondiente valle donde se localiza se encuentra colgado a mayor altura que el propio valle por donde discurre la ruta (y que se originó por la acción erosiva del propio glaciar Briksdal en otros tiempos). Esto se debe a una diferente intensidad de la erosión glaciar pues el glaciar Tjøta tuvo un menor espesor de hielo que el de Briksdal, por lo que su acción erosiva sobre el fondo del lecho rocoso fue mucho menor. Cuando los glaciares acabaron retrocediendo, Tjøtabreen y su valle quedaron colgados del valle de Briksdal por una pared vertical de varios cientos de metros de altura, tal como podemos ver hoy en día.

Bibliografía:

1 Nesje, A. 2005: Briksdalsbreen, Norway, AD 1900/2004: winter precipitation and summer temperature effects

~ por tectonicadeplacas en agosto 27, 2011.

Una respuesta to “GLACIAR BRIKSDAL (NORUEGA)”

  1. Estuve en el glaciar la semana pasada y tan solo le queda la parte de arriba de la lengua. Si quieres, te mando una foto. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: