Una aproximación a la geología del entorno de Isaba, en el valle del Roncal (Navarra)

 EL ANTICLINAL DE PEÑA EZCAURRE

La localidad de Isaba se sitúa en el valle más oriental de Navarra, el valle de Roncal, que con una dirección principal norte-sur corta a las principales estructuras geológicas de la zona. Este valle está surcado por el río Eska, que resulta de la unión de los ríos de Uztarroz y Belagua y del barranco de Belabarce en la proximidades de la propia Isaba. En la fotografía, tomada junto a las ruinas de la ermita de San Miguel, a una altura de 1396m, se observa en el fondo del valle la localidad de Isaba, y al fondo las principales cumbres de la zona, que de izquierda a derecha son Pic d’Anie (2504m), Mesa de los Tres Reyes (2448m), Petrachema (2371m) y Mallo d’Acherito (2378m). Aguas arriba de Isaba se aprecian claramente dos valles, que de izquierda a derecha se corresponden con el de Belagua y con el barranco de Belabarce. Entre ambos, destaca la Peña de Belabarsaitsa (1274m), mientras que a oriente del barranco de Belabarce (a la derecha) aparecen las estribaciones de la Peña Ezcaurre, que con 2045m es una de las principales cumbres de Navarra.

Tanto la Peña de Belabarsaitsa, como la mole de Peña Ezcaurre están formadas por calizas paleocenas que destacan en el relieve por su resistencia a la erosión. Estas calizas se disponen estructuralmente conformando un anticlinal en el que el flanco sur se verticaliza, pudiendo incluso estar invertido. Este anticlinal es fácil de reconocer en la fotografía.

Además destacan dos estructuras geomorfológicas, un clusé y una comba. Un clusé es un valle transversal a una estructura plegada y en la fotografía superior se aprecia claramente que el barranco de Belabarce está encajado, atravesando transversalmente el pliegue anticlinal, mientras que en la fotografía de la izquierda se observa la entrada al clusé.

Una comba es, en cambio, una valle paralelo a una estructura plegada y ubicado en su núcleo. En este caso, el anticlinal formado en las calizas paleocenas a la derecha del barranco Belabarce está siendo erosionado, de forma que aflora el núcleo del anticlinal, constituido por materiales geológicos más antiguos, pertenecientes al Cretácico y que están formados por una estrecha franja de areniscas y por una potente unidad de margas y limolitas. Debido a su menor resistencia, la erosión ha provocado la evacuación de los materiales geológicos dando lugar a la comba.

La mejor vista del anticlinal de Peña Ezcaurre no se obtiene, sin embargo, desde el Valle de Roncal, sino desde el Valle de Ansó, ya en tierras oscenses. Una panorámica espectacular se consigue desde Espelunga (2114m), a más de mil metros de altura respecto del Río Veral y de la carretera que lo sigue.

LA SERIE TURBIDÍTICA DEL GRUPO HECHO AL SUR DE ISABA

 Al sur de Isaba existen unos óptimos afloramientos en los taludes de la carretera de acceso a Isaba. En ellos afloran buena parte de la potente serie de turbiditas de edad comprendida entre el Eoceno inferior y medio, pertenecientes al Grupo Hecho.

El primer afloramiento viniendo desde Isaba en dirección Pamplona (vista superior), ofrece una buena muestra de duplex asociados a las rampas de cabalgamientos de escala decamétrica (vista inferior). Un duplex constituye un conjunto de ramificaciones de un cabalgamiento al cual se unen asintóticamente. Cuando las fallas que constituyen las ramificaciones sólo se unen por debajo o lateralmente, tenemos un abanico imbricado. En este tipo de estructura la unidad de roca contenida entre dos ramificaciones consecutivas (denominada escama) no está totalmente limitada por fallas. En cambio, cuando las fallas se unen tanto por arriba como por abajo, aislan a la unidad de roca (denominada “horse”) y constituyen un duplex, como en el precioso ejemplo que se observa en la parte superior de la siguiente fotografía.

Los duplexes se forman frecuentemente en zonas de rampa, en las que el esfuerzo necesario para hacer que las rocas de la unidad alóctona (la que se mueve por encima) supere la rampa, es mayor que el esfuerzo necesario para producir una nueva rotura. Así es como se ha formado el ejemplo de la fotografía.

Este duplex, además, se ha formado segñun una secuencia “piggy-back” pues las fallas nuevas se desarrollaron por delante de las ya formadas y al moverse transportaron los “horses” antiguos, por así decirlo, a cuestas. Por lo tanto el “horse” situado en el extremo derecho, fue el primero en formarse.

   El segundo afloramiento estudiado aparece tras una megaturbidita. Esta estructura constituye un olistostroma, es decir, una gran masa de roca que deslizó por el talud continental. En este nuevo afloramiento aparecen varios anticlinales y sinclinales de longitudes de onda decamétricas, que constituyen excelentes ejemplos de este tipo de estructuras geológicas. Tanto es así que estos afloramientos fueron utilizados como recurso didáctico por numerosos grupos de estudiantes de instituto en una época en la que los currículos daban mayor importancia a la enseñanza y aprendizaje de las Ciencias Naturales en general, y de la Geología en particular.

Algunos de estos pliegues se pueden observar en las fotografías siguientes y vienen acompañados por una breve explicación:

Anticlinal isopaco s.l.

Un pliegue isopaco o paralelo s.l. es, según una definición poco ortodoxa, aquel en el que el espesor de los estratos permanece constante a lo largo del pliegue, es decir, es igual tanto en la charnela como en los flancos. Fijándose en los estratos de mayor potencia, litológicamente constituidos por calcarenitas, se puede apreciar fácilmente esa característica. En este tipo de pliegues, la curvatura del arco interno de un estrato es mayor que la del arco externo del mismo estrato.

Sinclinal similar s.l.

Un pliegue similar se caracteriza, a grandes rasgos, por presentar estratos en los que la potencia varía, de forma que es mayor en la charnela que en los flancos. Estos pliegues simpre presentan la curvatura de ambos arcos (techo y muro) similar.

Sinclinal tipo chevron

Un pliegue chevron es aquel en el que toda la curvatura del pliegue se concentra en la zona de charnela, por lo que los flancos son planos.

 

Las turbiditas del Grupo Hecho que afloran en las cercanías de Isaba, se caracterizan por la alternancia entre estratos de calcarenitas y margas. Los primeros son más resistentes a los esfuerzos, por lo que se les conoce como capas competentes. En cambio, las margas constituyen las capas incompetentes, debido a su menor resistencia a los esfuerzos.

En las margas se ha desarrollado una foliación tectónica tal y como se muestra en la fotografía superior. Esta foliación tectónica o esquistosidad puede ser utilizada como criterio de polaridad para, de esta forma, conocer cuál es el muro y el techo de un estrato. Así, en un flanco normal, la esquistosidad siempre buzará más que los estratos (tal y como se observa en el ejemplo de la fotografía), y al contrario ocurrirá en un flanco inverso. 

 

En las capas de calcarenita es frecuente encontrar huellas de carga y laminación convoluta asociada tal y como aparece en el ejemplo de esta fotografía.

~ por tectonicadeplacas en mayo 5, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: